EL PORTAL DE PETEN

LEYENDAS MAYAS CARLOS JACOBO CAHUICHE

Carlos Jacobo Cahuiche Zacal

ELCASTIGODELHOMBREDELATROJADEMAIZEL CASTIGO DEL HOMBRE DE LA TROJA DE MAÍZ

 

            Desde el principio el mundo, siempre ha habido hambre, o sea la escasez de alimentos. Pues bien, en cierto lugar, solamente había un hombre que tenía dos casas grandes llenas de maíz. La pobre gente venía desde lejos a este lugar para comprar maíz.  El hombre, había veces que les vendía maíz y veces que no. En una ocasión llegó una mujer a comprar maíz y quien nada, sino la madre del dueño de la troj (troja), y aunque conoció que era su madre, no quiso venderle nada, a pesar que la pobre señora le rogó bastante con lágrimas en los ojos. En vista de que el hijo no la quiso atender, entonces, la señora se marchó de allí desconsolada. Al despedirse le dijo al hijo: "Dios quiera que tengas más vida para que coseches mucho maíz, yo moriré de hambre porque no conseguí ni un poco de maíz".

Al día siguiente, cuando el hombre fue a abrir la puerta de su troja, inmediatamente se dio cuenta que todo el maíz que había en la troja había sido devorado por las langostas (chapulín); se convirtió en acrídidos y se propagaron por todo el mundo. Cuando los compradores llegaron a buscar al hombre para comprarle su maíz, encontraron el rancho vació, sin una sola mazorca y en la puerta encontraron el esqueleto humano que pertenecía en vida al dueño del maíz.

 (Moraleja: a la madre jamás se le desprecia porque el castigo tiene grandes consecuencias)

 UNA DESOBEDIENCIA PROMETIDA Y SU CASTIGO ANTICIPADO

Un campesino en un día de verano, dispuso salir a paseo para el bosque acompañado de su mujer. Iban contentos en todo el camino, escuchando el canto del guarda-barranco y de los otros pájaros cantores. Después de andar cierto trayecto, se fijó que cerca del camino había una arboleda, muy apropiada para sembrar cultivos que le proveyera productos de primera necesidad, y como el tiempo era oportuno, demostrando mucha alegría, dirigiéndose a su compañera, le dijo: "Mañana mismo comenzaré a trabajar aquí para hacer mi milpa. En aquella colina construiré mi rancho; sembraré maíz, frijol, arroz, plátano, yuca, camote, yame y quequeste, y tú vendrás a arrancar las frutas para llevarlas al pueblo para venderlas. Con el dinero podremos podemos comprar algo para los gastos del hogar. La mujer un tanto alterada con la disposición de su marido, le contestó: "Sepa que yo no vengo a arrancar las frutas y no vendré". El marido enterado de la contestación que le diera la esposa, con toda seriedad y energía le repitió la orden de que, ella tenía que venir a este trabajo, no sólo una vez sino todos los días para arrancar los camotes y quequestes. La mujer más molesta que antes, firme en su decisión, le contestó que no arrancaría ni un solo camote ni quequeste, y que nadie le pondría a obligar a este trabajo. El marido perdiendo la calma ante la negativa de la mujer, y estimando la contestación de su compañera como una desobediencia, puesto que las frutas no existían ni estaban sembradas, y ni tan siquiera el terreno estaba preparado. Por la oposición de su mujer dispuso castigarla, para el efecto, agarró un varejón y le asestó una fuerte paliza a la pobre mujer, por haber afirmado una futura desobediencia.

            Pasado el incidente, descontentos regresaron al hogar conyugal, seguramente arrepentidos por el altercado que sucedió por un asunto baladí.

 (Moraleja: No hay que castigar anticipadamente, cuando aún no se ha cometido la falta y se desconoce el comportamiento) San José, Petén 2 de mayo de 1966

EL MIMO AL HIJO NO SIEMPRE ES BUENO

Una madre tuvo dos hijos: una mujer y un varón, y quien desde muy pequeño empezó a mimar a este último, y todas las faltas que cometía, se las perdonaba, llegando al extremo que, el hijo no la obedecía, ni la respetaba.

Cuando llegó a ser hombre, ella quería educar y corregir al hijo, pero éste ya desconocía a la madre y la trataba como una cualquiera. Un día ordenó a la madre que lo acompañara al bosque, sin decirle con qué fin se dirigirían a éste. Ya estando allí, el hijo buscó un arbolito torcido, pero grueso, y llamándola le ordenó que enderezara el arbolito para que quedase recto. La pobre madre obedeciendo al desnaturalizado hijo, se puso con todas sus fuerzas, hasta cansarse a tratar de enderezar el arbolito, pero no pudo.          Haciéndole ver al hijo que era imposible que se enderezara el arbolito, puesto que se había desarrollado demasiado grueso. Cuando estaba creciendo y suave, bien se podría enderezar. Así, como no pudiste enderezar el torcido arbolito, así también, yo que soy hombre, nunca podrás enderezarme. Cuando yo estaba creciendo me hubieras educado y corregido, pero como no lo hiciste hoy te voy a matar, diciendo esto mató a la madre y le sacó el corazón y el hígado, órganos que los envolvió en hoja larga y ancha.   Regresó a su casa, y le entregó la pierna a su hermana, al tiempo que le ordenó que la guisara para comerla. En los momentos en que la hermana cortaba el corazón, éste habló diciendo: ¿Hija querida tienes valor para partir mi corazón? Al oír la voz de la madre, se levantó sorprendida y gritando que su madre no regresó, porque había sido asesinada por su hermano, razón por la que se fue a dar parte a la autoridad.      

 (Moraleja: árbol que crece torcido ya nunca sus ramas endereza)

  LA MALA CRIANZA

Había una vez una madre que tenía un solo hijo, y por ese motivo, lo vivía contemplando. Cuando el hijo llegó a edad escolar no quería dejarlo ir para que asistiera a la escuela, pero aún contra su voluntad, lo dejó ir. El niño desde que llegó al establecimiento comenzó a molestar a sus condiscípulos, burlándolos, ofendiéndolos y robando cuadernos y lápices. Una de tantas, le pasaron la queja a la madre, pero, ésta en vez de llamarle la atención, decía que éste nunca hacía mal a nadie, y que era falso que él robara cuadernos y lápices.

El niño creció con tan mala conducta que, no lo podían soportar porque era pendenciero. Cuando llegó a la mayoría de edad se puso a embriagar, no trabajaba y se dedicó al robo; por último se dedicó a matar. Por un delito de asesinato y robo, el juez lo sentenció a la pena capital.

En el día y hora que lo iban a ejecutar, lo subieron a una torre en donde sería empujado al vacío para morir, entonces, la madre pidió permiso para abrazarlo por última vez, pero, al quererlo abrazar, el hijo jaló (haló) a la madre y le dio un mordisco en la oreja, diciéndole: “Si me hubieras querido y dado una buena educación, no hubiera tenido esta falta con este duro castigo de la ley”. Del fuerte mordisco, la madre bajó del cadalso sin una de sus orejas, porque el hijo se la había quitado de despedida.

(Moraleja: los mimos exagerados para los hijos desobedientes son dañinos. Hay que corregir la falta en el momento preciso que se comete la mala acción).       

San José, Petén, 17 de abril de 1976.

EL CAZADOR Y EL SIERVO 

En cierta ocasión salió un cazador a cacería, y quien después de haber caminado cerca de una legua, encontró en una sabana a un siervo, por lo que, cargó su escopeta y apuntó al animal. Antes de disparar se puso a disponer la forma que iba a repartir la carne, diciendo que: "una pierna se la iba a dar a su compadre, la otra pierna a su papá, las costillas y lomos los vendería y los dos brazuelos lo dejaría para sus gastos. En eso estaba, cuando el siervo sintió el olor del cazador, y al ver el peligro, salió trotando (corriendo), fuera de la sabana y gritando feo, feo. El pobre cazador llegó a su casa sin llevar nada.

 (Moraleja: cuando pienses llevar a cabo una determinada acción positiva no lo pienses dos veces)

 

San José, Petén 17 de abril de 1976

Ing. Marco Tulio Pinelo L.


 

 

Reparación de Computadoras

servicios tecnicos arredondo

 

Quien esta en Linea:

Hay 101 invitados y ningún miembro en línea

 

Se Vende Finca

AGENCIA DE VIAJES TRAVEL CRASBORN

banneragenciastravelcrasborn

EXPEDICION AL MIRADOR

EL TIEMPO EN FLORES PETEN

 

El Tiempo en Flores - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

Facebook2

banneroviss

TROPIGAS PETEN

TROPIGAS PETEN

antojitosparaisomayamodulo

BANNERLATERALELPORTALDEPETEN

bannerlateralhoteltikalelportaldepeten